Pan Casero Fácil y Delicioso. Consejos para prepararlo

Una de las cosas que más me gusta cocinar es sin duda alguna el pan. No hay actividad más divertida o terapéutica que hundir tus dedos en la masa, estrujar, extender y golpear… Preparar pan casero te ayuda a quitarte todo el estrés. Ver poco a poco como esa mezcla de trigo y agua va tomando forma justo frente a tus ojos es un evento que al menos vale la pena intentar una vez en la vida.

pan casero

Para muchos el pan recién hecho es uno de los placeres de la vida;. Trocear un pan calientito y humeante no tiene comparación para acompañar nuestras comidas. Pero junto con estos pequeños gustos que nos podemos dar, también vienen las dudas en especial si somos cocineros primerizos o nunca hemos preparado pan en toda nuestra vida; saber que ingredientes utilizar, como amasar nuestro pan, los tiempos de cocción y reposo son algunos de los factores que debemos conocer y tomar en consideración si queremos aprender a preparar el pan en casa.

Hoy te quiero enseñar algunos consejos para que este proceso resulta más sencillo y pierdas el miedo a poner tus “manos en la masa”

Consejos para preparar Pan Casero

Los ingredientes adecuados

El pan se compone principalmente de tres ingredientes:

  • Harina (principalmente de trigo pero pueden integrarse o elaborarse de otro tipo de cereales)
  • Agua
  • Levaduras

Las levaduras son lo que le darán ese sabor y también ayudarán a formar la textura tan característica del pan que conocemos actualmente. Sin embargo, hay panes que se pueden preparar sin levaduras, obteniendo una textura completamente diferente.

La harina contiene diferentes grados de proteína y es importante este dato para la elaboración de piezas de panadería, dependiendo del pan que queramos elaborar debemos variar la harina pero como regla general debemos utilizar harina con un alto contenido de proteína para obtener una buena corteza y migajón en nuestro pan.

Además de estos ingredientes hay un ingrediente clave para la elaboración del pan y ese es el tiempo; al preparar el pan es muy importante que tengamos paciencia, dejemos que la levadura ya sean añadidas o del propio ambiente actúen fomentado el desarrollo de un pan aromático, de sabor fuerte y textura perfecta. Aunque hay algunos atajos para preparar el pan mucho más rápido, la elaboración de este básico de la despensa requerirá tiempo y dedicación.

El amasado

Este paso puede ser el más confuso de todos en la preparación de pan casero, y uno en los que podemos equivocarnos con mayor facilidad. El propósito de amasar es para que se desarrolle el gluten para que la masa tenga elasticidad, sea homogénea y también incorporemos aire a la masa, todo esto para permitir que la estructura de la masa sea la adecuada, suficientemente fuerte para formar una miga esponjosa y una corteza firme.

Como te he contado anteriormente el contenido de proteína de tu harina se relaciona directamente con el amasado, a mayor contenido de proteínas (como es el caso de una harina integral o de centeno) el amasado será mucho menor para desarrollar una buena textura en nuestra masa y a menor cantidad de proteína mayor será el tiempo de amasado.

Pero ¿Cómo saber cuándo hemos amasado suficiente? Este punto es clave para tener un pan perfecto y es importante saber que el tiempo es variable, ya que depende de más de un factor y por lo tanto seguir las indicaciones de una receta no será suficiente.

Para saber el punto exacto de tu masa lo que vamos a hacer es la “prueba de la membrana o ventana”. Esta prueba consiste en tomar una pequeña porción de la masa que estamos amasando y la estiramos poco a poco con nuestros dedos hasta obtener una capa delgada que podamos ver a través de ella y como su nombre lo dice es tan fina que parece una delicada membrana. Si se forman agujeros o la masa no estira lo suficiente quiere decir que debemos seguir amasando hasta conseguir formar la membrana o ventana con la masa.

Ahora que sabes cómo identificar si tu masa está en su punto también debes conocer las distintas formas en que puedes amasar tu pan.

La más tradicional y quizás la que acuda a tu mente es sin duda alguna el amasado manual; este tipo de amasado toma más tiempo puesto que la fuerza que podemos imprimirle es menor que si utilizamos una batidora para amasarla, pero si eres principiante puede ser una buena manera de conocer las texturas de la masa y aprender a distinguir las diferentes fases de la masa. Además si te gusta sentir su textura, golpear la masa y divertirte con ella no hay mejor método que este.

El amasado con batidora o amasadora es otro de los métodos para conseguir un pan perfecto y es una forma muy cómoda de preparar el pan, ya que la máquina hará la parte difícil y nos permite seguir haciendo otras actividades mientras la masa queda lista. Si quieres utilizar este procedimiento es importante contar con un gancho amasador para que la textura de la masa quede perfecta.

La fermentación

Una vez que dominas el amasado lo siguiente es dejar reposar la masa del pan casero. Las levaduras se alimentan de los azúcares en la harina y como resultado de ese proceso se obtiene gas (dióxido de carbono) que formará burbujas dentro del pan dándole esa textura tan característica.

Para que fermente es importante colocarlo en un recipiente adecuado, en un lugar cálido o cerca de una fuente de calor para que las levaduras estén en su ambiente adecuado y puedan actuar en nuestro pan y obtengamos una masa esponjosa.

Ahora lo único que falta es darle forma a nuestro pan casero y llevar al horno; la cocción puede variar dependiendo del tipo de pan que estés elaborando, el tamaño, el horno etc. Una vez en el horno ya comenzaremos a disfrutar de nuestro pan inundando la casa con aromas hasta que llegue a la mesa y podamos compartir este alimento esencial con todos los que se sienten a acompañarnos a la hora de la comida.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
12 Comentarios
  1. 12 Enero 2017
    • 17 Enero 2017
  2. 9 Enero 2017
    • 17 Enero 2017
  3. 1 Enero 2017
    • 3 Enero 2017
  4. 31 Diciembre 2016
    • 3 Enero 2017
  5. 31 Diciembre 2016
    • 3 Enero 2017
  6. 31 Diciembre 2016
    • 3 Enero 2017

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Agregue una imagen a su comentario. (Opcional)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR